miércoles, 20 de agosto de 2008

De por qué le tengo miedo al fuego

Anoche el señor que vive conmigo estaba enojado porque yo le había dicho Don Cosme. También le había informado que cada vez que hiciera o dijera cosas relacionadas directamente con un señor de setenta, le volvería a decir Don Cosme. Don Cosme, que no es ni lerdo ni perezoso, se propuso vengarse de mi amoroso chiste de la peor manera que existe: persiguiéndome por el hogar con un encendedor en la mano. Y yo me puse a llorar.

Don Cosme se palmeaba la panza mientras se reía, una vez más, por mi absurdo miedo al fuego.

Don Cosme (llorando de la risa)
¿Me explicás por qué le tenés miedo al fuego?

Hagamos una pausa. Yo no le tengo miedo al fuego en sí mismo. Tengo miedo a que se quemen cosas. No puedo prender una hornalla con un encendedor porque seguro me quemo, no puedo dejar un almohadón cerca de un caloventor porque seguro se quema, no puedo prender el horno desde arriba (tengo que hacer cuerpo a tierra) porque seguro me quemo, no puedo prender el calefón con un pedazo de papel porque seguro me quemo. El problema no es el fuego. El problema es la quema que produce el fuego.

Una Ramera
No te voy a contar porque te vas a reír.

Don Cosme
Ok

Ahí me enojé yo. Es sabido: si alguien dice que no contará alguna anécdota porque produciría risa, lo obvio es que muere por contarla, pero necesita insistencia por parte del interlocutor.

Pero como no sé enojarme con Don Cosme (o son enojos de treinta segundos máximo), me acosté al lado de él y acerqué mi boca a su oído.

Una Ramera
Porque una vez casi incendio mi casa.

Don Cosme abrió los ojos como dos huevos duros, se alejó de mi y me lanzó una mirada fulminante. Supongo quería resultar desafiante, aunque se lo notaba temeroso.

Una Ramera
¿Viste que arriba del microondas de mi casa
hay un mueble de madera?
Bueno, hace muchos años mi mamá se había enojado
conmigo no me acuerdo por qué.
Como yo quería amigarme estaba tratando de hacer Buena letra.
Así que el día de San Cayetano le preparé una sorpresa.
Viste que mi mamá cree en esas cosas…
Armé un altarcito con unas estampitas,
una estatuita y prendí una velita

Don Cosme
No

Una Ramera
Sí. Puse todo arriba del microondas y me fui a
escuchar música a la habitación.
(Don Cosme reía a carcajadas). No te rías. Al rato bajé…
no te rías… y había olor a quemado y fui a la cocina.
No te rías. Y había humo… ¡¡no te rías!!
Y el mueble estaba negro… no te rías.

Don Cosme (riendo, claro)
¿Y qué querés que haga?

Una Ramera
Andá a cagar.

Y me fui a la cocina, a reírme a carcajadas yo también.

23 comentarios:

M. (Una Ramera) dijo...

Cuando lo pensé resultaba un pedazo más gracioso.

PerSe dijo...

jejej una vez mi vieja hizo algo parecido. Armo como una fuente con velas y no se que cosas mas. Todo por consejo de una bruja, curandera o similar. La bandeja se puso en el baño, pero con el tino de que la misma era de plastico... si cuak, las velas se derritieron, el plastico prendio, de ahi agarro la cortina de la ducha, etc etc etc.

Cosas que pasan! jajaj

PD: me mato imaginaste cuerpo a tierra para prender el horno jajaj

johi dijo...

Ramer...mi hna una vez hizo eso...en realidad piromaniaca, estaba solita, calladita, con sus 5 añitos, jugando en la cocina (nose porq pero es lugar de conspiracion) y me llama...mana (habia abreviado asi el hermana) hay fuego me ayudas?

entre y estaba quemando 2 repasadores y la sillita de plastico q ella usaba...QUILOMBO!!!

obvio apague el fuego, a baldazos y mama no se entero hasta hace un par de años...

Mariano dijo...

Hay cosas tremendas hoy en día. La gente experimenta miedos que luego pueden derivar hasta en las más complejas fobias. Hay a los aviones, a la muchedumbre, al encierro, a Quique Dapiaggi y hasta a las viejas que manejan marionetas.
Pero a un encededor... creo junto con el Cuco, es de lo más jodidas. La pucha...

LuLu dijo...

No podes prender fuego a San Cayetano, mirá que yo no creo en esas cosas pero eso no se hace!! jajajajajajaja

Pago por verte encender un horno... jajajajaja me mato esa imagen

JuLiEt@ dijo...

mi abuela hizo exactamente lo que la vija de Perse, quemó todo todo.
Yo por el contrario le tengo muy poco miedo al fuego, además soy muy acelerada. Ambas cosas dan como resultado muuuuuuuchas marcas por quemaduras, practicamente todos los repasadores quemados y varios estantes de madera de mi biblioteca quemados por ponerles velas. Tb quemé varios hornitos aromáticos.
Deberíamos complementarnos ;)
Beso!

JuLiEt@ dijo...

Actualizo: acabo de quemar mi cena...otra más para el CV

Mariano dijo...

Yo me acabo de quemar uno, ¿cuenta?

p.d. alvarez dijo...

¿El fuego no dejó marcas con forma de San Cayetano, sobre la alacena?

Porque ese hubiera sido el broche de oro, sin dudas.

YZ dijo...

a mi me pareció un pedazo gracioso!
a mi lo único q me pone de muy mal humor en la vida es quemarme, odio quemarme y soy propenso a quemarme, cuando agarro ollas o fuentes de horno, aunque use guantes, me quemo y me enojo, y no me podes hablar porque me enojo mucho... que pelmazo

Daria dijo...

Seeeeeeeee!!!
Yo también pago por verte encender el horno!!!
Jajajajajaja
Igual, se entinede .... se entiende tu "respeto" hacia el fuego ... porque esto no es miedo, no sr ... es respeto!!!
ja! Y esa sensación de cuando necesitás un interlocutor q te responda y no responde ... es ... es.... bué te da ganas de estamparlo contra la pared!!! Maldito!!!!

M. (Una Ramera) dijo...

Primero: Don Cosme leyó el post y me dijo que cuando cocino no tengo miedo a quemarme. Agarro las ollas sin repasador y saco las fuentes del horno sin manoppla. Y no me quemo. O sea que lo mio es una tara importantísima.

Segundo, yo pensé que éramos muchos los que prendíamos el horno cuerpo a tierra. Siempre me equivoco en cosas estúpidas.

Ahora sí.

Perse, eso le pasó por hacerle caso a una bruja. Me imagino la situación y me causa mucha gracia. Sé q debe haber sido fea, pero me parece super graciosa.

Johi, tu hermana es un peligro andante. Pero tenía 5, no era muy conciente. Yo hice la pelotudez de la velita a los 18. Soy una retrasada absoluta.

Mariano, al Cuco no le tengo miedo. Pero sí le tengo terror a los hombres invisibles que están en mi jardín. Esos son malos de verdad!

Lulu, soy una hereje. Ya lo sé. Me gané el infierno, seguro.

Juliet@, guarda! Comprate un matafuegos y ponelo siempre al lado tuyo. De lo contrario, puede resultar catastrófico!

Mariano, convidá. Angurriento!

pd alvarez, me voy a fijar. Si así fuera, me llenaría de plata. Crucemos los dedos. Estate atenti a los noticieros...

yz, re pelmaso. Como ya dije, eso no me quema (no sé por qué). Comprate un repasador man!!!

Daria, exacto. Es respeto, como el que le tengo al mar. Viste que maldito interlocutor? Asi no, chiquito, asi no.

Besos a todos!

Mariano dijo...

¿Usted también los ve? Bueno, sé que son invisibles, pero según tengo entendido Stevie Wonder tampoco...

Conz dijo...

yo soy ADICTA al fuego. quemo todo.

wallyzz dijo...

Jajajaja Ecxellent
Me encanto eso de tirarse cuerpo a tierra para encender el horno, pero cheeeeeeee no tenes encendido Piezoelectrico???? Jejeje

Muy buen Post Aguante Don Cosme !!!

Leo dijo...

Es un tipo complicado el fuego, en las hornallas resulta casi imposible usar algún objeto de cocina sin quemarse, salvo que uses las manoplas.

Pero por otro lado, su madre se lo tenía merecido por ser devota de San Cayetano, la virgen y demás sandeces.

Y a mi también me pareció gracioso el relato.

Saludos.

YZ dijo...

con repasador, guante o traje de amianto es lo mismo, me quemo y me enojo

firma: el pelmaso

M. (Una Ramera) dijo...

Mariano. No, por supuesto que no los veo. Son ivisibles!! Percibo su presencia, sólo eso...

Conz, sos un peligro!! Igual te voy a llamar para que prendas el calefón.

Wallyzz, muchas gracias por lo de excelente. Y no se haga el aliado de Don Cosme, que sólo se ríe de mis anécdotas.

Leo, mi madre lo tenía merecido. Cuánta, cuánta razón.

Yz, hacé algo al respecto. Tus novios/as no van a soportar que te enojes cada vez que cocinás. Salvo q se te rían en la cara. Y tal vez ahí te enojes mas, etc. Hacé algo.

Besooooossssss

YZ dijo...

tengo la grandeza de irme a enojar al patio, al toque se me pasa, puede mas mi hambre :=)

Naty Alabel dijo...

Cuerpo a tierra para encender el horno!! Nooooo!!!

Yo le tengo terror a las cucarachas, eso cuenta?

Dos dijo...

San Cayetano trae trabajo y fuego. Tachale la doble !!

Laura dijo...

Lo tuyo es el equipamiento moderno, a la europea, que usa sólo electricidad, aunque éso también puede incendiar.
Si es por compartir miedo a la chispa, yo debo confesar que me da temor prender cohetes (la clásica pirotecnia navideña) y que no le di mi nombre ni a un clásico fosforito.

Claudio Gabriel Alvarez Tomasello dijo...

Yo quemaba insectos. Era mi pasatiempo de las siestas infantiles, y rodeaba a las babosas con un circulo de sal.
Me gusta el blog. Te enlacé desde el mío.
Un abrazo.