domingo, 24 de mayo de 2009

Soy una persona con mucha, muchísima paciencia. De alguna manera, mi trabajo requiere que posea tolerancia al idiota argentino que por ser productor de basofias se cree Lawrence Bender.
En mi otro trabajo tengo una jefa. Es divina. Canchera, linda y simpática. Me paga bien y siempre a término. Me cuenta chismes de nuestro anterior trabajo compartido y siempe trae cosas ricas para la merienda. Pero como no es ninguna boluda, me contrató a mi para que soporte al peor de los especímenes de los medios: el productor que se cree mil.

Dentro de todos los vicios productoriles que tiene mi querido productor se encuentran:
  • Repitición incansable de palabras y expresiones: brainstorming, paisajismo, nuestro público, macintosh, digitalizar, deathline, slowmotion y, la preferida, keep it simple.
  • Emoción en situaciones absurdas. Ejemplo: Al encontrar un plano que describe exactamente lo que dice el locutor (APB, diría mi amigo Marquitos), el productor salta de la alegría, grita con su voz chillona de hijo sobreprotegido y te obliga a “ralentarlo” al 20% logrando así el plano más aburrido del mundo. Tarkovsky se revuelca en su tumba.
  • Delirios de Lawrence Bender. Se cree que es el mejor productor del universo, que nadie jamás hizo, hace o hará las maravillas que hace él. Ni siquiera nota que trabaja en una productora de medio pelo haciendo institucionales para una empresa que vende medicamentos que son promocionados en la trasnoche de Utilísima Satelital.
  • Delirios de Francisco Ford. Siente que si le ponen una cámara sobre su hombro haría las mejores películas de la historia. El problema es que todavía no encontró algún sanguango que quiera invertir en sus dellirios fílmicos. Escucharlo en los brutos de cámara es como darse con un látigo en la espalda cien años seguidos. Sentimos piedad por el camarógrafo que tiene que soportar, en vivo y en directo, su doloroso: “Chupala, chupala, chupala, chupala” cuando quiere pedir un zoom.
  • Lavado permanente de manos. Ya van dos que me echa la culpa a mi, humilde persona que se banca todos sus vicios y delirios estúpidos. Las dos veces tuvo que pedirme perdón casi de rodillas. Lo peor es que ve en mi su depositora de culpas ajenas: mientras tomamos mate en el render, me cuenta que el camarógrafo es un estúpido, que el ideólogo del proyecto no entiende nada de cine (lógicamente, pues de profesión es veterinario), que el asistente de producción es un pibito que recién empieza y no entiende una goma, que la de allá se tiñe de rubio todos los martes 13 y que éste que está mas acá es puto. No me imagino la cantidad de culpas que debo estar cargando a costas de él y su ignorancia.
  • Se jacta de haber trabajado en Badía y Compañía, o en alguna novela de Migré. No pierde oportunidad para contar sus nimias anécdotas de los años ´80, cuando trabajaba con Andrea del Boca o era amigo de Alfonsín. Siempre cuenta el día que conoció a Maradona. Cada vez que lo hace la anécdota varía de manera sustancial.
  • Siempre está de buen humor (es sabido que no se puede confiar ni querer a alguien que está siempre de buen humor).
Pero todas esas características son pavadas a la luz de la repetición de dos de las palabras mas feas del mundo: pietaje y enroque. El pietaje es un vocablo que se utiliza en la edición cinematográfica. Ya de por sí es una palabra fea, suena horrible y tiene un contacto instantáneo con el olor a pata. Lo peor es que la repite, mínimo, en dos de cada tres oraciones. La verbaliza, sustantiviza y adejtiviza. Le inventa familia de palabras y piensa que su talento cinematográfico crece kilómetros cada vez que la repite.

Y enroque... Así como pietaje, la palabra enroque suena mal y tiene nombre de deforme. Es mucho peor cuando la pronuncia él, que acentúa la letra "r" de manera sobrenatural, que con cada repetición uno siente que el mundo se apaga un poco más. Hacé un enroque, enrocala, enroqueátelas, enroquizalas. No para un minuto. No se detiene.

Hace algunas semanas yo estaba de mal humor, cansada y deprimida. Me estaba por venir y lo único que quería hacer era piyamear en casa. En cambio, tuve que soportar la palabra "enroque" no una, ni cien, sino mil veces en boca de mi querido productor. Pero en la mil uno, cuando sentía que le decía algo o lo asesinaba, abrí la boca: "D, por favor, callate la boca, o enroqueame ésta".

Por supuesto, D nunca entendió.

Tuve que matarlo.

No, mentira, pero el final me parecía un poco down.

16 comentarios:

Diego dijo...

Millones no, pero volviste y fuiste como 6 post ya!!

Qué bueno.

((...gi!...)) dijo...

estás totalmente inspirada M.!

i like it!
te entiendo, odio la gente que abusa de los tecnicismos de cada profesión me sacan!!!

si vuelvo a escuchar a algun pelotudo diciendo : tenemos que hacer el pete de los jonas brothers en la argentina o algo por el estilo, haciendo referencia al PNT -publicidad no tradicional- los desnuco de un microfonazo!!!

¡Jotapé! dijo...

El argot es bravo. Ahora, es una opinión ¿no? Pero a mi "enroque" me gusta. Me suena bien.

Creo que la usan en el ajedrez también, pero no se que significa tampoco ahí.

Me alegra que hayas vuelto, che, un beso y un abrazo.

Andre dijo...

Que bajon laburar con alguien que se cree el mejor y en realidad e sun pelotudo importante. Labure con cardiologos, creeme, es peor. Estos se creen dios y tienen menos sentido comun que Maradona.

Natalia Alabel dijo...

Entiendo lo del pietaje, pero enroque? en qué contexto puede usar esa palabra??

Natalia Alabel dijo...

Igualmente, entre el productor que se cree mil y el estudiante superado de cine de escuela privada, me quedo con el primero.

la secretaria herida dijo...

compañera ramera:
desde el gremio de las secretarias nos solidarizamos con tu causa y repudiamos a los productores y abusadores del rubro del espectáculo y los eventos culturales
aaaaaaaaaaa

kyara_athena dijo...

Nas!!

Personas insoportables existen en todos lados y profesiones, y todos llegamos a lidiar en nuestras vidas con al menos un par de éstos psudo-seres humanos.

Mi más sentido pésame que tengas que soportar todo éso.

Es difícil aferrarse a los lados buenos o positivos de un trabajo cuando alguien te está molestando constantemente como te pasa a ti.

En fin, suerte! xD

Nos estamos leyendo, hasta entonces...

Julia Q. dijo...

solo una carcajada largaaa! juaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

Laura dijo...

jaaaa!
Este post es LO MÁS!
Por favor, una página en donde se pueda dejar mensajes a D. y todos le ponemos "D., callate o enroqueame ésta"!

Daria dijo...

Lindo post. Me quedo con la siguiente frase que pertenece a mi biblia personal:

"(es sabido que no se puede confiar ni querer a alguien que está siempre de buen humor)."

TOTALMENTE DE ACUERDO!

Claudio Gabriel Tomasello dijo...

qué fauna!

Café (con tostadas) dijo...

ok... lo confieso. Más o menos una vez por bimestre uso la palabra enroque (y no me parece TAN espantosa!)


ahora, pietaje?!?! suena horrible, se escribe horrible... no da! (?)

WaitMan dijo...

D es un ser totalmente aborrecible, que merecería ser enroqueado por un productor de Al Jazeera en el Líbano.

Mire, la próxima asesínelo sin pedir perdón.

M. (Una Ramera) dijo...

diego: sí. seguro que se me pasa la semana que viene. o esta, no sé

gi: no. aparte ya "PNT" es horrible. si encima dicen "pete" me retiro ofendidísima

jotapé: puede sonar simpática una o dos veces. el abuso es insoportable!! beso y abrazo para usté

andre: ahora me da miedo ir al cardiólogo

natalia: no sé cómo se atreve a usar la palabra "enroque". y en cuanto a lo otro, tan cierto. al estudiante superado de escuela privada hay que matarlo

secretaria: el abusador de eventos culturales también es matable

kyara: yo no encuentro nada positivo los días que me tocan trabajar con el. desde que me levanto estoy de mal humor

julia q: te reís de mis desgracias, qué guacha

laura: para mi era un post larguísimo y aburrido. cómo se nota que no sé nada de marketing.

daria: es una de las máximas de mi vida. también le temo a los optimistas crónicos

claudio: viste? una tortura

café: usala. pero con cautela. sí al uso, no al abuso

waitman: ahora q me diste el visto bueno, rajo a buscarlo

besos!

la secretaria herida dijo...

muy matable!