lunes, 15 de febrero de 2010

Verde que te quiero verde

Habiendo almorzado a las 13:30, hace poco mas de una hora pasé casualmente por un espejo y descubrí un orégano monumental en mi dentadura. ¿Como es que nadie me avisó? El mundo está lleno de gente de mierda, que prefirió reirse de mi toda la tarde en vez de avisarme que andaba por ahí con una verde sonrisa.

16 comentarios:

Liz dijo...

No hay nada de malo en brindar un poco de diversion a la gente ^^ xDD

un beso!

alelé dijo...

Porque quitar ellos esa enorme sonrisa de su propia cara al verte?

2+2=5 dijo...

Igual hay gente que habla y no muestra los dientes. Capaz la onda pasó por ahí.

Madie dijo...

Detesto eso! No importa cuanta confianza tengas con alguien, es imperativo avisar ese tipo de cosas!

Alma de Loca dijo...

Siempre hay gente de esa...
a mí me pasó lo mismo en un cumpleaños u.u
salí en todas las fotos con DOS cosas en los dientes u.u

Paula dijo...

Siempre tengo terror a que me pase eso! Saludos!

chomba piqué dijo...

Ni pensar que la gente estaba demasiado ocupada como para prestarle atención a tus dientes, no? :P

-Pablo- dijo...

Daalee, M. ... seguro que no lo vió nadie!! Sos muy obsesiva! :S

Los amigos del duende dijo...

FORROS... esos son los OREGANOS QUE SUPIMOS CONSEGUIR!!!!!

CorazónLunático dijo...

el arte de llevar con orgullo tu sonrisa hasta darte cuenta en el espejo del ascensor ¬¬

rocio Recaño dijo...

jajjajajajaja

Onirica dijo...

yo siempre aviso sutilmente... o soluciono el problema con mis manos.

una interrumpi a una amiga para sacarle un pelo de la cara con la pincita.

-Pablo- dijo...

A mí siempre me pasa que me pregunto si decirles o no... pero generalmente no lo hago: les puede caer mal. Por ahí, si se los dice una amiga, se lo toman a bien, pero si se los dice uno no tanto... :S

Jazmin dijo...

jajajajajaja... sorry, gorda, pero me dio mucha risa. No el hecho, sino el cómo lo contaste.
El orégano (perejil, lechuga, etc) en los dientes y el moco en la nariz son terribles obsesiones.
No puedo sonarme la nariz sin un espejito delante y hago pausas cada tanto, entre bocado y bocado, para revisar si está todo despejado en el comedor.
Cagate de risa, gorda. Los reidores mañana se estarán riendo de otra cosa...

Mariana dijo...

y te quedás repasando mentalmente los chistes/momentos que merecieron una sonrisa reveladora de tal monumental orégano ... debería ser un servicio público pero es un hecho que los platos con perejil/orégano/hojas verdes son de cuidado.

carlos dijo...

jajajajaja