martes, 24 de febrero de 2009

Despedida

Son las 21:20 del día martes 24 de febrero de 2009. Aclaro esto porque si mañana (o pasado) no tienen noticias mias, quiero que sepan cuándo fue la última vez que estuve viva. Si no encuentran mi cuerpo, les doy algunas pistas: busquen debajo de todos los cacharros, vajillas y paquetes de comida que están desperdigados por la cocina. Si no estoy ahí, fíjense si no quedé atorada o enrollada en la cortina de la habitación.

Llegué a casa aproximadamente a las seis de la tarde. Me tocó trabajar en dos lugares, así que llegué cansada y con ganas de tirarme en la cama a ver la televisión. Era menester que el programa fue uno de “no pensar” (podía ser Rial o Los Simpsons, lo mismo daba). Apenas me recosté en la cama me sentí culpable. Desde la semana pasada tengo hecha una lista de “pendientes hogareños” y todavía no había tildado ningún item. Repasé la lista y decidí cuál sería mi primer objetivo: la cortina de rollo de la habitación se había roto hace mas de un mes y todavía no la habíamos arreglado. Así que la miré con el peor odio, y le dije: “Vos, pedazo de conchuda, a mi no me vas a ganar”.

La tarea fue complicada por demás: a la vez que acomodaba un lugar se rompía en otro, y mientras hacía fuerza en un lado se trababa del contrario. Utilicé toda la fuerza que tenía para acomodarla, que quedara pareja y, finalmente, logré enganchar el rollo entero. Cuando me diponía a dar los últimos toques antes de volver a poner la tapa, se volvió a romper, pero esta vez completamente. La habitación quedó sumida en la oscuridad total. Habían pasado dos horas desde que decidí arreglarla hasta que le di el parte de defunción definitivo. Se me llenaron los ojos de lágrimas (no sólo era la frustración, sino que además me había lastimado ambos brazos en la peripecia). Medio sollozando llamé al reparador que me informó la huevonada de dinero que me va a salir arreglarla. Abandoné la habitación oscura y me senté frente a la computadora a tratar de olvidar el altercado.

Pero las Rameras no nos rendimos fácilmente. O, mejor dicho, las Rameras somos idiotas. Mientras miraba cómo el fuego celestito iba calentando la pava donde reposaba el agua que luego ingeriría en el mate, me dije: “Pucha, un tropezón no es caída. ¿Por qué no te ponés a limpiar y reorganizar las alacenas de la cocina?”

Y es bien sabido que ordenar en profundidad tiene estas características:

• El vaciado de placares, armarios o alacenas lleva cinco o diez minutos tope.
• Esos cinco o diez minutos están plagados de excitación, energía, alegría y frenesí.
• Toda esa excitación, energía, alegría y frenesí que uno invirtió en el vaciado, eran necesarios para el resto de la actividad, pero se agotan ahí nomás, antes que uno pueda pueda empezar a pensar de qué manera reorganizará el lugar.

Todas esas características se cumplieron a la perfección, por lo que ahora, a cinco minutos de haber vaciado las alacenas, me encuentro vacía de energía, con el espacio que más habito del hogar dado vuelta, una habitación oscura y tenebrosa, y la extraña sensación de que si no muero perdida entre tanto cachivache desperdigado o atorada entre las tablas de la persiana, es seguro que muero de la depresión.

Como sea, sobreviva o no, les agradezco haber llegado hasta aquí.

30 comentarios:

Malamadre dijo...

Sobrevivirás,te lo aseguro. Para el próximo ataque de orden, sólo desaloja un estante por vez. Trampas que dan consuelo.

el_iluso_careta dijo...

una alternativa sería tirar todo a la mierda y autoconvencerse de que staba todo vencido o no sirve para nada...así te evitás guardar nada...

Diego dijo...

¿Cómo no pude ser pri?

Sigo con la idea de patentar una especie de alarma interna, que avise en estos casos, antes de agotarse la energía durante el vaciado.

Las Buenas Nuevas dijo...

Te juro que existen las buenas noticias, fijate

Natalia Alabel dijo...

Vos tenés tendencias suicidas. La limpieza profunda jamás se hace un día de semana después de trabajar!

JuLiEt@ dijo...

Coincido con Natalia, nunca se hace un limpieza en la semana.

Para tu consuelo, te cuento que decidí vaciar el placar para ver que tiro de ropa y que guardo (para que te des una idea hay ropa del año 97) y todavía no la volví a guardar. Si yo no morí asfixiada mientras dormía balo ella, no vas a morir entre latas de conserva!

Fuerza!!!!!

PD: decile a concubine cuando llegue que visto y considerado que vis vaciast y limpiaste, ahora le toca a el ordenar :P

Viejex dijo...

Juliet@, o se trata de una fina humorada o estas totalmente desquiciada. Sabés como va a acomodar todo el señor que vive con ella?

Viejex dijo...

Juliet@, o se trata de una fina humorada o estas totalmente desquiciada. Sabés como va a acomodar todo el señor que vive con ella?

Lola dijo...

Comprendo perfectamente la situación, intenté esa peripecia hace unas semanas atrás, descubrí que los utensilios que me compró mi mamá son muchos, que tengo la cocina que toda mujer soñaría y que no se cocinar. Si bien esto ultimo no es algo que me preocupe, para que catzo tengo tantos “tuper”.

((...gi!...)) dijo...

nati totalmente de acuerdo con vos!
día de semana más limpieza profunda??? no existe!


yo esas cosas las hago los fines de semana pero me da más por el lado de el placard...

la semana que viene me mudo, mi habitación llena de bolsas y cajas que ya perdí noción de lo que tienen me dan ganitas de llorrar sabiendo lo que me espera...

saludos M.

YZ dijo...

invertiste tus ultimas fuerzas en avisarnos a nosotros que podes desaparecer??? que considerada!

eso es lo que hace una estrella con sus seguidores!

espero que estés viva para leer esto, si no va a tu lápida

Próspero dijo...

Los pijazos peronistas cada vez están más caros...

natanael amenábar dijo...

pobrecita,

ahí te mando un asistente social.

Las Buenas Nuevas dijo...

Ayer no habia tenido tiempo de leer tu post. Lo lei recien y es tal cual! Me pasa lo mismo cuando decido con todo el entusiasmo ordenar el placard y la cuota de entusiasmo se acaba cuando veo la montaña de ropa sobre la cama.Habra que hacerlo con compañia jaja.
Gracias por sumarte a las buenas nuevas, te esperamos con mas! Saludos!

Pufla dijo...

Para el próximo ataque de orden lo que tenés que hacer es darte vuelta en la cama, buscar una posición más cómoda, no pensar... Y que se derritan los helados!!!

Daria dijo...

Sebrevirás, claro. Y serás millones, eso tb.....
Ahora, eso del orden profundo e innecesario se hace sólo ara evitar hacer otra cosa .... léase estudiar por ejemplo ....

Los amigos del duende dijo...

Jejejeje.... hoy justo hoy... decidi... que la mugre que abruma mi casa va a desaparecer... espero que la SIESTA no gane su batalla!!!!

laurita dijo...

M., a mí me suele pasar pero con la ropa. Soy MUY desordenada y puedo juntar pilas y pilas de ropa semisucia (suponete un pantalon que use una vez para ir a trabajar pero que aguanta una o dos puestas más) hasta que me digno a ordenar. Y cuando hay que hacer el cambiaso de ropa de verano por la de invierno (o viceversa) suelo tardar más de un día, ya que la euforia y las ganas me duran sólo unos minutos. Así que no estas sola!

M. (Una Ramera) dijo...

Malamadre: yo de antemano sé que me va a pasar eso, y sin embargo sigo adelante. Por eso digo que soy una idiota...

Iluso: lo peor es que tenía varias cosas vencidas. Qué desastre.

Diego: sería tan divertido tener una alarma energética!!

Natalia: sí, no voy a negar mis tendencias. Pero siempre fui así (así de desastrosa)

Julieta: fui al lavadero a buscar la ropa el SABADO y todavía no la guardé. Soy una sucia. ¡Casi me hacés llorar! Concu me abandonó dos semanas, y yo venía bien hasta que me hiciste acordar que tenía que extrañarlo! (mentira, claro)

Viejex: qué horrible imagen tenés del señor que vive conmigo!! es super super servicial, siempre le tocan supermercado, lavadero, limpieza de isla y varias veces cocina. Y le encanta

Lola: a aprender a cocinar ya!! Está buenísimo!

Gi: yo embalé todas mis cosas la noche anterior a mudarme. Cualquiera

YZ: no sólo estoy viva, sino que además tengo la cocina hermosamente reorganizada

Próspero: ¿otro que me quiere hacer llorar por la ausencia abandónica del señor que vive conmigo?

Natanael: ay, gracias pupi, justo lo que necesitaba

Las Buenas Nuevas: yo en ese caso tiro todo en una silla y me acuesto a descansar. ¡Cómo me engañaste! Yo que pensé que habías leído el post, era todo una burda publicidad para tu blog!!

Pufla: qué genia, voy a seguir tu consejo!

Daria: es que estoy ordenando porque tuve la feliz idea de empezar otra carrera, y estoy tratando de hacer todo antes que empiecen las clases. Pero sí, en época de finales, hasta una mosca es pretexto para ponerse a ordenar y dejar de estudiar

Amigos: ¿te vas a poner a ordenar a la hora de la siesta? Qué desquiciado!!

Laurita: en el cuarto tengo un puf que está apodado "la villita" porque acumula la ropa de toda la semana y forma una pila inmunda que se ordena (con suerte) los domingos a la noche

besos!!

Sole dijo...

Sacá la perciana, al carajo, pone una cortina y ya... nada de pagar huevonadas... la alacena espero que esté más prolija y en cuanto a vos, que sigas viva y vengas a escribir algo más. Me gusta. Saludos!

M. (Una Ramera) dijo...

Ay Sole! Solo te diría que hice todo eso porque me dio que me retabas!!!

Fuera de chiste, la ventana da a un patio grande y de fácil acceso... digamos que no puedo NO poner cortina. Y las alacenas qudaron divains!!

Seguiré escribiendo porque sigo viva, me alegro que te guste!! Beso

Viejex dijo...

Que intriga. Que es eso de "limpieza de isla"?

M. (Una Ramera) dijo...

viejex: no es muy intrigante. la isla (de edición) es un cuarto que está separado del resto del departamento por un patio y q contiene las computadoras y cosas necesarias para editar cómodamente en el hogar. también recibe los nombres de bunkercito, sucucho y cuartucho

Claudio Gabriel Tomasello dijo...

No es que llegue tarde donde nunca pasa nada... llego tarde y pasa de todo...
Coincido con quuien dijo que es de terror limpieza un dia hábil.

Pau dijo...

Ordenar es un programa super divertido hasta que vaciamos lo que había que ordenar. Ahi, se convierte en la peor de las esclavitudes.

Anónimo dijo...

"Idiota" era aquel ciudadano ateniense que en lugar de asistir a las asambleas optaba por quedarse en su casa, pero dudo que para ocuparse de ella, puesto que era normal que tuviese esclavos.

M. (Una Ramera) dijo...

pau: exacto. veo que compartimos el diversión extrema del vaciamiento

anónimo: entonces no soy ninguna idiota. porque ni me hago la boluda, ni tengo esclavos. ¡Vamos todavía!

besos!

Cielo Violeta. dijo...

Che, me copa tu blog!
Te sigo, te sigo, que sino me olvido de volver a entrar, vale?

Besos! y espero que sigas viva, porque sería una lástima que ahora que te descubrí te vaaaayas. No te vaaayas.

La vida del Jamon dijo...

los domingos! días aptos para hacer lo que nunca querés.
Y si, yo creo que vas a sobrevivir...

respira hondo, ponete una buena musica, baila con el tender, seduci al escobillon, prende el turbo y a la mierda todo!!!!

M. (Una Ramera) dijo...

ielo violeta: sigo viva, y me pone muy contenta que te cope el blog!! pasate cuando quieras!!

vida del jamón: yo los domingos no muevo un pelo! a lo sumo el sabado, pero el domingo es día de pijamas y televisión berreta

besos!