lunes, 2 de febrero de 2009

Gurrumines de excursión

Una vez, cuando éramos gurrumines inocentones, el colegio nos puso un moño de regalo y nos envió a una conocidísima empresa láctea, para que conociéramos las instalaciones y aprendiéramos, de una vez por todas, de dónde venía la leche que tomábamos todas las mañanas.

El paseo era hermoso: había vacas y vaquitas (todas blancas y negras, claro, porque eran lecheras), escenas de ordeñe y grandes estanques de dulce de leche. En la fábrica se respiraba el olor matinal de cada uno de nuestros hogares, pero potenciado a la enésima. Los compañeros sospechábamos que allí también habría duendecillos y enanos que fabricarían los mas exquisitos yogures y las más ricas chocolatadas. Era el lugar perfecto.

Cuando terminó el paseo, la amable gente del lugar (nosotros insitíamos en que eran enanos y duendecillos disfrazados de gente mayor) entregaron a las maestras una buena cantidad de cajas con dulces de leche y postrecitos para nosotros, los gurrumines inocentones.

Así que cuando llegamos al colegio, excitados pero a la vez cansados, fuimos pasando de a uno a buscar nuestro mágico regalito. Cuando los fuimos recibiendo, un cachetazo a nuestra inocencia se produjo sin preámbulos: absolutamente todos los productos que nos habían dado, estaban vencidos.

9 comentarios:

johi dijo...

Multinacionales, frías y calculadoras (?)


jajajaja, que bizarro!!

Natalia Alabel dijo...

No te puedo creer! Mi vieja, docente de primaria, llevó a varios grados a la fábrica de La Serenísima. Fue como tres o cuatro veces y nunca le dieron nada vencido.

¡Jotapé! dijo...

Qué mala leche.

Si, el chiste fácil, otra vez. Carajo.

YZ dijo...

ahora no eran tan inocentones ustedes... le miraban la fecha de vencimiento a un postrecito regalado!!!!!

Diego dijo...

Mi escuela primaria era tan pobre, que solamente nos sacaban a la calle si algún chorro se metía por los techos para esconderse.

Ivana Saptié dijo...

pero qué desgraciados! Cuál era?

YZ dijo...

diego: calle de tierra lógico

Claudio Gabriel Tomasello dijo...

tipical

M. (Una Ramera) dijo...

johi: malditos cerdos capitalistas!

natalia: qué suerte la de tu madre!! la de dulces de leche que se debe haber comido gratarola!!

jotapé: pero qué buen chiste!!

yz: inocentes sí, boludos no!!

diego: ay, pobres, me dio penor!

ivana: de mi boca no va a salir el nombre!!

claudio: tipical? que feo!!